El yoga como herramienta para dejar ir

julio 7, 2017

El yoga como herramienta para dejar ir

¿Quién no ha sentido su cuerpo totalmente entumecido, rígido y contracturado después de un accidente automovilístico? No importa que haya sido un choque casi insignificante, al otro día o unas cuantas horas después del accidente, se empieza a sentir dolor y rigidez en ciertas partes del cuerpo.

Esto sucede, por un lado, el golpe físico real y, si fue un impacto fuerte habrá contractura en los músculos, pero también porque al encontrarnos en una situación con altos niveles de estrés, ansiedad, miedo o enojo ciertas partes de nuestro cuerpo se tensan.

Puede ser por la cantidad de tiempo que dure el suceso pero también, muchas veces, aunque ya haya pasado el accidente, si seguimos asustados o enojados en los días consiguientes, mientras no liberemos esta emoción la tensión seguirá aumentando y, en algunas ocasiones, se puede ir acumulando hasta a veces causar padecimientos reales en ciertas partes del cuerpo (espalda, brazos, cuello y/o hombros, etc).

Cuando pasamos por traumas en nuestra vida, ya sean accidentes de auto, fallecimiento de seres queridos y hasta noticias impactantes, nuestro cuerpo lo resiente también, los músculos, órganos, huesos; cada parte de nuestro maravilloso cuerpo nos da señales para que lo ayudemos y nos ayudemos a nosotros mismos a superar ese evento de la mejor manera posible y consigamos estar en paz.

La yoga es una manera muy efectiva y relajante de sacar algunas de estas emociones difíciles mientras trabajamos con nuestro cuerpo. Tomamos algunos tips de una de las maestras profesionales de Yoga, Colleen Saidman Yee , quien pasó por fuerte un accidente de auto, además de tener algunos problemas con drogas y personales, pero que salió adelante y afirma, en una nota realizada por Yoga Journal, que el hacer yoga la ayudó a superar estos traumas.

Aquí te ponemos algunas de sus recomendaciones en posturas de yoga para liberar ciertas emociones como el miedo, enojo, angustia, y la ansiedad/estrés que se acumulan en distintas partes del cuerpo:

 

Baddha Konasana

Esta postura sirve especialmente para soltar la pelvis. Tendemos a apretar/tensar la pelvis cuando nos sentimos amenazados y estamos en peligro. Se necesita para momentos de peligro real pero esto puede convertirse en una constante en ciertas personas y no porque siempre estén en peligro, muchas veces puede ser mental o por estrés. Esta postura relaja la pelvis y gracias a que es bastante cómoda y relajante te puedes quedar de esta manera hasta por 10 minutos, relajando dicha zona.

 

Supta Tadasana

Apretar el diafragma puede ser una reacción a sentir pánico. Al estirar el cuerpo con esta postura, se alarga la cavidad abdominal y se abre el pecho para que el diafragma pueda moverse fácilmente. El estar acostado siempre es relajante para el cuerpo y da una sensaciòn de seguridad ya que estamos recargados sobre algo sólido, pero debes recordar siempre usar un tapete para estar más cómodo. Cuando nuestra respiración se libera, el sistema nervioso se calma y la sensación de desesperación comienza a disminuir.

 

Urdhva Mukha Svanasana

Nuestra garganta se contrae y se tensa cada vez que retenemos algo que, en el fondo, queremos decir y no lo hacemos. La postura del perro mirando hacia arriba mueve y activa la energía que viene desde la Tierra hacia la garganta a través del poder de las piernas y el arco de la columna vertebral, liberando esa constricción.

 

Simhasana

La mandíbula tiende a tensarse cuando tratamos de contener un impulso o deseo. Por lo general, cuando la mandíbula se tensa, las caderas suelen hacer lo mismo y nos sentimos como congelados, sin poder decir o hacer nada. Esta postura trata de abrir la boca y sacar la lengua lo más que uno pueda, para que la mandíbula se abra completamente y se libere la tensión.

 

Parsvottadasana

Todos solemos evitar afrontar algunas de nuestras emociones ya que sabemos que si las afrontamos puede que no siempre nos sintamos bien. Los isquiotibiales son una de las partes más importantes del mecanismo de lucha o huida que tiene el cuerpo pero a veces ahí es donde guardamos nuestras más profundas aflicciones, el sentirnos tristes o con dolor se va a esta zona si no logramos liberarlo. Esta postura suelta a los isquiotibiales y contrae o endurece a sus músculos contrarios -los cuádriceps-. Finalmente permite que se elimine o reduzca la tensión en esta zona.

 

Salamba Sirsasana

El parado de cabeza es esencial. Todos los días, a todas horas lo que estamos cargando es nuestra cabeza, junto con todos nuestros pensamientos positivos y negativos; realmente se puede decir que cargar con la cabeza es un gran trabajo. Muchos de nosotros empujamos la cabeza hacia adelante, fuera de nuestros torsos, creando tensión en lugar de equilibrar el peso. El parado de cabeza nos obliga a alinear la cabeza con el cuerpo, fortaleciendo los músculos del cuello y, el quitar los pies de la tierra por un momento, volteando tu cuerpo por completo, ayuda a la concentración y a pensar en el presente; la mente no podrá divagar en el futuro o en el pasado ya que está demasiado enfocada en mantener todo en su lugar para que no te caigas.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.