El pranayama: respirando hacia tu paz interior

julio 19, 2017

El pranayama: respirando hacia tu paz interior

B.K.S Iyengar, quien es reconocido mundialmente por sus conocimientos en el mundo del yoga, ilustra con pláticas y prácticas a todos los amantes y devotos del yoga.

Iyengar desarrolló la práctica conocida como Yoga Iyengar, considerada la yoga clásica dentro de todas las ramas que hay, sin embargo el siempre decía: “Yoga es una, así como Dios hay uno”. 

En una de sus conferencias habló sobre la importancia del pranayama, la respiración dentro del yoga y el inicio a la meditación. Es interesante cómo uno siempre tiene sus ideas sobre algo y vives con eso hasta que por una u otra razón llega a tus manos una pieza de información que te hace dudar, luego querer saber más, y por último aunque no pasa siempre, decidir si cambias o no la postura que tenías acerca de algo que creías saber. Eso me sucedió con este video:

 

Existen muchos maestros o suposiciones en las que se cree que cuando haces respiraciones en el yoga o meditas debes de contener la respiración lo más que puedas y luego exhalar lo más fuerte que puedas, forzando tu respiración a algo que no es natural y en lugar de relajarte te exalta. Muchos maestros te dicen que contengas tu respiración y parece que es una competencia de quien aguanta más la respiración que el otro. Con el tiempo, y entre más sabes del yoga y sus técnicas, aprendes sobre la técnica real de respiración y en este video Iyengar habla justamente sobre eso, el pranayama, la respiración en el yoga y su importancia es crucial.


B.K.S Iyengar comienza enfatizando que para que hagamos un buen prana, debemos mantener la columna vertebral alerta, firme pero con movimiento en cada inhalación y exhalación para que de esta forma se logre abrir el pecho naturalmente, sin forzar, y se almacene la energía en las costillas. Esto puede funcionar para personas que están deprimidas, ya que como explica Iyengar en su video, las personas con depresión suelen sentarse con la espalda encorvada y esto no permite que haya una respiración profunda y que se llene de energía el cuerpo.

Con la respiración podemos hacer dos cosas: relajarnos y alterarnos. Es lo que debemos de aprender ya que podemos estar en una situación de estrés o miedo intensos y si no sabemos respirar para relajarnos lo único que va a pasar es que aumente nuestra ansiedad o miedo. Iyengar habla en una parte de su video sobre cómo debemos organizar la energía que entra en la inhalación y distribuirla en todo el cuerpo, y así, dice Iyengar que se va desarrollando la tolerancia, persistencia y perseverancia. La exhalación es igual de importante ya que en esta sale el aire que ya ha sido usado y se convierte en toxinas que deben de ser liberadas. Pero, ¿cómo se sabe, según Iyengar, que la respiración terminó? Él explica que el espacio infinito dentro del cuerpo es el alma, el cuerpo es considerado un contenedor. Cuando inhalas, tu “yo interior” o alma hace espacio para que el aire entre mientras que el alma se mueve a la capa interna de la piel y se comprime a las extremidades del cuerpo, aquí es cuando la inhalación ha terminado.

Cuando sostienes por unos segundos tu respiración el alma y el aire están en contacto con el marco interno del contenedor (el cuerpo) y se unen, lo que quiere decir para Iyengar que la respiración, la energía y el alma se unifican. Así al momento de la exhalación haces que el cuerpo siga a el alma y entonces tu “yo” alcanza a tu inteligencia, tu conciencia y tu mente en el centro de tu cuerpo. Claro que para esto es importante estar enfocado y mantener tu mente abierta y relajada; con cada ejercicio de respiración se vuelve más y más fácil.

“El pranayama es parte de la meditación. Es la puerta para que la mente, la conciencia, se acerquen al yo interior.” explica Iyengar en una parte del video en la que habla sobre la importancia de la mente en la respiración.

 

 


También menciona algo que me llamó la atención y se me hace importante resaltar para concluir. En el yoga siempre te dicen: 
“déjalo ir, déjalo ir” y no significa que dejes ir algo en específico, tus pensamientos no puedes simplemente “dejarlos ir”, lo que esto significa es que liberes la mente, reflexiones de manera pasiva y que si hay un pensamiento lo observes cuidadosamente y reflexiones sobre el para que poco a poco logres estar en paz contigo, tu pasado, presente, y tus preocupaciones del día a día.

 

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.